A 19 años de aquel histórico 3-0 a Brasil en el Nacional

Jueves 15 de Agosto

Con goles de Estay, Zamorano y Salas, La Roja le ganó por primera vez al 'Scratch', de jugadores como Roberto Carlos, Rivaldo y Dida.

Iván Zamorano Brasil

Habían corrido recién los primeros minutos del encuentro entre brasileños y chilenos y en el Nacional, repleto con 65 mil hinchas, ya se sentía que aquella sería una noche distinta. Salas, con el atrevimiento que lo caracterizaba, dejó a los zagueros rivales en el suelo y sacó un centro que Estay alcanzó a cabecear, dándole al travesaño con un desvio de por medio. El Chile de Nelson Acosta le avisaba al Brasil de Dida, Roberto Carlos, Rivaldo, entre otros, que no le tenía miedo a un rival que nunca había derrotado en un partido clasificatorio -si lo había hecho tres ocasiones anteriores, en Copa América-.

En tan sólo 8 minutos, Villaseca debió dejar la cancha tras un golpe y en su lugar ingresó David Pizarro, quien sería clave en el triunfo nacional. Es más, el ‘Fantasista’ inició una gran jugada que pasó por Tello, luego Salas, quien habilitó de gran manera a Estay y el ‘Fabi’ no falló de cara a portería, marcando el primer tanto de la escuadra nacional en el 25′. La algarabía se tomó las tribunas del Estadio Nacional, pero La Roja no bajó la intensidad. Ya en el 44′, Estay recuperó un balón en tres cuartos de cancha y asistió con inteligencia a Zamorano. ‘Bam Bam’ dio clases de frialdad y con precisión anotó el 2-0 para Chile. 

En el segundo lapso, el equipo de Wamderley Luxemburgo inclinó la cancha a su favor, buscando con desesperación el descuento ante los locales. Pero el gran trabajo de Ricardo Rojas, Ronald Fuentes, Pedro Reyes y compañía, anuló a la ofensiva brasileña, convirtiendo el arco de Nelson Tapia en una fortaleza impenetrable. Para más remate, el ‘Matador’ tenía aún guardado un as bajo la manga. Pizarro se lució una vez más en el mediocampo y en el 74′ sacó un centro perfecto que encontró a Salas en el corazón del área. El ’11’ amortiguó con el pecho, dejó que el balón diera un bote y sacó un zurdazo inatajable para Dida. 3-o y la fiesta en el coloso de Ñuñoa estaba desatada, en especial cuando el árbitro anunció el final del partido con dicho marcador.

En la séptima fecha de las clasificatorias al Mundial de Corea-Japón, La Roja conseguía un inédito triunfo ante el ‘Scratch’ que lo ubicaba sexto en la tabla y alimentaba las esperanzas de la selección. Si bien lo que vino después no seguiría la misma tónica -y Chile se quedaría sin ir a la Copa del Mundo-, el recuerdo de aquel contundente triunfo ante los brasileños quedó grabado a fuego en la memoria de la afición criolla.