La histórica campaña de La Roja en el Mundial Sub 17 de Japón en 1993

Jueves 11 de Julio

Manuel Neira, Héctor Tapia y Sebastián Rozental son algunos de los nombres que destacan del plantel que conquistó el bronce en tierras niponas.

Mundial Sub 17 Japón

En 1993, la selección nacional no tenía glorias con las que regodiarse y, un grupo de jóvenes de 16 años, hizo que todo un país se ilusionara. Incluso si eso significaba madrugar para poder presenciar los encuentros del Mundial. Todo empezó en Colombia, en el Sudamericano de la categoría, en el cual Chile logró quedar segundo en el cuadrangular final y firmar, por primera vez en la historia, pasajes al Mundial Sub 17, a disputarse en Japón ese año. 

Al mando de Leonardo “Pollo” Véliz, y con nombres como Héctor Tapia, Manuel Neira, Sebastián Rozental, Dante Poli, Patricio Galaz y Frank Lobos, La Roja viajaba a tierras niponas con la ilusión de tener un buen cometido en su debut en la competencia. Ya en 1991 habían estado cerca de clasificar, pero un penal errado ante Brasil los dejó fuera. Sin embargo, este grupo de adolescentes superaría ampliamente las expectativas de la afición criolla.

Gloria en Japón

Ya en el primer encuentro del grupo D, La Roja dio muestras de lo que vendría, tras remontar un 2-0 en contra y conseguir un empate ante China. Luego vendría Túnez, y Chile ganaría 2-0, con tantos de Neira y Tapia, los puntales de dicha selección junto con Rozental. Por último, un sufrido empate a 3 ante Polonia dejaría a los nacionales con el segundo puesto del cuadro, y la ansiada clasificación a la siguiente fase, donde vendría lo mejor de los criollos.

Rozental, Tapia y Neira, en dos ocasiones, se volverían a hacer presentes en el marcador para darle el triunfo, por 4-1, a los nacionales sobre Checoslovaquia. La Roja estaba en semifinales del torneo y la hinchada apoyaba fielmente desde nuestro país, a pesar de que se debía madrugar para presenciar a la escuadra nacional. Pero ante Ghana vendrían los problemas. Previamente, Véliz ya le planteaba sus dudas a la FIFA por la edad de los jugadores del rival, pero fueron desestimadas y, días más tarde, los africanos se impusieron por 3 a 0.

Sin embargo, aún quedaba algo más por lo que luchar: el bronce. Polonia, el rival de la fase de grupos y quienes cayeron ante Nigeria en semifinales, sería el contrincante.  Y, tal como en su primer encuentro, el duelo fue tan reñido que terminó en empate, tras los goles de Rozental y Poli en propia puerta. En la tanda de penales, los nacionales estuvieron impecables y no fallaron ningún tiro, a diferencia de los europeos, que sucumbieron ante las manos de Ariel Salas. El podio y la gloria eran, por primera vez en un Mundial Sub 17, para La Roja.

#LaRoja