Pablo Contreras y Sídney 2000: “Cuando vencimos a España, entendimos que íbamos por buen camino”

Lunes 30 de Septiembre

El ex defensor, protagonista de la medalla de bronce en los JJ.OO., recuerda cómo fue el camino de ese logro y que para él, todo comenzó "el milagro de Londrina".

Chile Sídney 2000

Pablo Contreras fue uno de los protagonistas de una de las campañas más recordadas de una Selección Chilena. El defensa fue titular en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, en una historia que terminó con una medalla de bronce inolvidable.

Contreras también había estado en el Preolímpico disputado en Londrina, en febrero de ese mismo año, y eso por eso que para él, la medalla comenzó mucho antes que el 29 de septiembre del 2000.

El “milagro” de Londrina

La Roja Sub 23 había hecho una buena campaña en Brasil, pero una caída por 5-1 ante Colombia en su último partido de la fase de grupos -Chile tenía libre la jornada final- prácticamente eliminó a la selección.

“Necesitábamos de un milagro, y ese milagro ocurrió”, recuerda el defensa, sobre aquel recordado partido entre Brasil y Colombia en el cual, para que Chile clasificara a la siguiente fase, los locales debían superar por al menos siete goles a su rival.

“Recuerdo haberle dicho a Manuel Neira ‘si Brasil gana 4-0 en el primer tiempo, yo no salgo, yo espero hasta el final, y dicho y hecho”, rememora el central. En ese momento, varios del plantel ya estaban de regreso en Chile y otros estaban a punto de volver.

“Ni siquiera lo estábamos mirando, lo estábamos escuchando por radio. Recuerdo que al sexto gol le digo a Manuel: ‘si Brasil nos da la mano y conseguimos pasar a la siguiente fase, -en frente del hotel nuestro había un lago sucio, todo eso- yo soy capaz de tirarme al lago’“, apunta Contreras.

Y así fue. En un partido inesperado, y gracias al talento de Ronaldinho, Brasil goleó por 9-0 a los ‘cafetaleros’ y le dio el paso a la fase final a La Roja. “Manuel, acompáñame, yo me tiro”exclamó el defensa tras el encuentro.

En el cuadrangular final, Contreras afirma que Chile fue ‘otra selección’. Con David Pizarro impresionante, con Reinaldo Navia increíble, con Héctor Tapia goleador, con Rodrigo Tello que todo lo que pasaba por sus piernas era felicidad para nosotros“, explicó el zaguero.

“Claudio –Maldonado– está operado de los nervios. Un tipo que sale jugando en el área chica, que tiene una calidad y una técnica impresionantes“, prosigue, para luego elogiar a su otro compañero en defensa, Cristián Alvarez. “Un tipo con un coraje tremendo, un corazón increíble“, aseguró.

La Roja de bronce

La Roja cosechó seis puntos en la segunda fase, quedó segunda tras Brasil, y clasificó a los Juegos Olímpicos por segunda vez en su historia -la primera fue en 1984-.

Ya en Sídney, Chile empezó de la mejor manera, con sendos triunfos ante Marruecos (4-1) y España (3-1), el partido que para el ex defensor, les permitió saber para qué estaban.

Cuando le ganamos a España entendimos que íbamos por buen camino y nos ‘picó el bichito’ de poder conseguir algo”, asegura Contreras, quien también recuerda su gran dolor en los JJ.OO.

Fallamos en las semifinales, nos quedó esa “espinita” de no haber podido avanzar a la final. Le habíamos ganado, después de dos años de invicto, a una gran selección española, con Puyol, con Xavi; y quedamos eliminados con Camerún”, se recriminó Contreras.

Sin embargo, tras el traspié, Chile venció con categoría a Estados Unidos por 2-0 y ganó una inédita medalla de bronce en un deporte colectivo.

“Hicimos una promesa de que sí conseguíamos una medalla nos hacíamos un tatuaje, y creo que el 60 o 70% de los jugadores cumplieron. El otro 30%, me incluyo, no lo realizamos”, rememora sobre aquel hito Contreras.